Formas más inteligentes de encontrar trabajo

Tanto si eres un recién licenciado como alguien que lleva años en el mercado laboral, la búsqueda de empleo es dura. ¿Has probado a replantearte tu forma de buscar trabajo? No se puede negar: la búsqueda de empleo es realmente un trabajo a tiempo completo en sí mismo y, por desgracia, no es mucho más fácil a medida que envejece.

¿Te sientes como si estuvieras dando vueltas en círculos y no llegaras a ninguna parte? A veces, puede ser útil dar un paso atrás y pensar realmente en tu enfoque antes de lanzar las solicitudes de empleo. Adoptar un punto de vista diferente puede darte un nuevo impulso de confianza si te sientes estancado y, con suerte, encontrar esa oportunidad de trabajo que has estado buscando.

Estos consejos forman parte de nuestra sección de Empleo y Carreras Profesionales, donde encontrarás un montón de consejos sobre carreras profesionales, así como nuestra búsqueda de empleo para estudiantes.

La competencia laboral es dura

Nuestro principal consejo para los que buscan empleo es el siguiente: no pienses sólo en marcar las casillas y cumplir los criterios que busca un empleador.

La solicitud de empleo consiste en venderse realmente a un posible empleador: ¿por qué debería elegirte a ti en lugar de a otros candidatos? Piensa en cómo puedes destacar entre la multitud.

Esto es algo que a menudo pasan por alto los estudiantes que buscan trabajo dejando caer currículos y cartas de presentación impersonales en tiendas y bares de la calle.

La forma en que manejas el proceso de solicitud es un reflejo del tipo de empleado que eres: si das la impresión de no esforzarte en esta fase del juego, no impresionarás a nadie.

Además, no dejes que el fracaso de las solicitudes te haga perder la confianza en ti mismo. ¿Recuerdas la teoría de la “supervivencia del más fuerte” en la escuela secundaria? Pues bien, esto también se aplica al mercado laboral.

Aquellos que están dispuestos a mutar (en el enfoque) y a tomar cada carta de rechazo como si fuera agua de borrajas tienen probabilidades de triunfar. No dejes de recordarlo.

Prueba con las redes de contactos online

Conéctate a sitios de redes profesionales como LinkedIn o bolsa de trabajo cfe. Puede que pienses que vas un paso por delante de ti mismo si todavía estás estudiando, pero lo cierto es que a los empleadores les parece estupendo que ya estés interesado en saber lo que ocurre en el mercado laboral antes incluso de haberte graduado.

Únete a grupos de discusión de los sectores que te interesan y empieza a crear tu red social para estar al tanto de las últimas ofertas de empleo.

Seguir a las empresas que te gustan y comentar sus publicaciones también es una buena forma de darte a conocer, aunque recuerda mantener tus comentarios profesionales y dejar las broncas para Facebook.

Ten en cuenta que también es de mala educación agregar a alguien en LinkedIn que no conozcas, así que no te servirá de nada hacer una carrera alocada de conexiones. Consulta nuestra guía sobre el uso de LinkedIn para encontrar trabajo y verás cómo se soluciona este problema.

Habla con tus amigos y familiares

La recomendación del personal es uno de los métodos más populares utilizados para la contratación por parte de los empleadores, ya que las empresas suelen preferir contratar a alguien de quien sus empleados de confianza puedan dar fe.

Aprovéchate de ello preguntando a amigos y familiares que trabajen en sectores que te gustaría explorar. A menudo, esto puede hacer que te enteres de las vacantes antes que la competencia, y te pone en ventaja si alguien puede recomendarte.

Deja un comentario

Cerrar menú