10 datos sobre el Latin American International Tax Program

10 datos sobre el Latin American International Tax Program

La aceptación social del sistema tributario y el correcto cumplimiento de las obligaciones tributarias resultan imprescindibles. Ahora bien, estos instrumentos, con el adecuado diseño, también resultan, dentro de la política fiscal y en interacción con otros, potencialmente relevantes para propiciar estabilidad económica; generar incentivos de trabajo, inversión e innovación productiva; atender las externalidades negativas como la contaminación y otros males sociales; mejorar la distribución del ingreso.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha identificado frenos que impiden el desarrollo social, entre otros, la enquistada pobreza (el 30,2% de la población y un 10,2% en la pobreza extrema en 2017), la desigualdad crónica (que se redujo, con cierta ralentización en los últimos años), las brechas de educación, salud y acceso a servicios básicos, la falta de inversión en el tejido social y otros emergentes como el cambio climático, la violencia, las nuevas tecnologías, etc.

La agenda económica para el 2030 sobre el Desarrollo Sostenible presenta una visión transformadora hacia la sostenibilidad económica, social y ambiental y una oportunidad histórica para la erradicación de la pobreza extrema, la reducción de la desigualdad en todas dimensiones, un crecimiento económico inclusivo con trabajo decente para todos, ciudades sostenibles y cambio climático, entre otros, donde sin dudas, el adecuado diseño e implementación de los tributos contribuyen.

América Latina la región del planeta más desigual, persistiendo los altos niveles de pobreza y una insatisfacción generalizada por parte de los ciudadanos en las políticas públicas. Precisamente, para reducir las brechas sociales, es imprescindible fortalecer la capacidad para obtener los recursos necesarios que permitan financiar las políticas de gasto que faciliten el acceso al bienestar para todos, con igualdad de oportunidades y sin discriminación.

Los sistemas fiscales constituyen la columna vertebral de los países para desarrollar las políticas sociales que garanticen la igualdad de oportunidades y el bienestar de sus ciudadanos. Por ello, la fiscalidad, como elemento generador de la cohesión social, se ha convertido en uno de los principales ejes de la colaboración de España con América Latina y el Caribe.

10 datos sobre el Latin American International Tax Program

Con la heterogeneidad que encierra la Región, la presión tributaria media es baja -aunque Brasil, Argentina y Uruguay presentan niveles relativamente altos-, si se compara con otras regiones (OCDE, Unión Europea) o con las necesidades de financiación de gasto social y de infraestructura, y asimismo volátil, producto de una estructura productiva con base, principalmente en algunos países, en la explotación de recursos naturales y los commodities.

Con relación a los impuestos directos se observa que ha cobrado mayor relevancia a través de los años, se destaca la recaudación de la tributación de las empresas y aunque siendo asignaturas pendientes, el impuesto personal a la renta y la imposición patrimonial.

  1. La medida en que el Modelo de Convenio Fiscal sobre la Renta y el Capital de la OCDE es aplicado por los principales países de América Latina en su red de convenios fiscales;
  2. Las disposiciones del modelo de las Naciones Unidas más utilizadas en la red de convenios fiscales de América Latina;
  3. La pertinencia efectiva (más que normativa) de la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados para la interpretación de los tratados fiscales en América Latina;
  4. La condición jurídica de los tratados tributarios en el marco del derecho interno, en particular, la controvertida pero creciente práctica de las anulaciones implícitas de los tratados y la aplicación de las normas nacionales contra la evasión de impuestos a la red latinoamericana de tratados tributarios;
  5. Los principales objetivos que comúnmente buscan los países de América Latina al suscribir un tratado tributario asimétrico frente a la alternativa unilateral de evitar la doble tributación internacional;
  6. Los desafíos actuales del enfoque de la red de convenios fiscales bilaterales y si un convenio fiscal multilateral latinoamericano los eliminaría efectivamente;
  7. Si los pocos tratados celebrados entre LA y los países asiáticos constituyen una tendencia hacia una mayor integración y cómo estructurar entretanto las transacciones transfronterizas entre ambos continentes.
  8. Los impuestos a los consumos específicos, aunque han perdido la relevancia, siguen siendo importantes fuentes de recaudación, al igual que el impuesto a las transacciones financieras.
  9. Todavía queda mucho por hacer en materia de imposición medioambiental, aunque hay que destacar avances en materia de fiscalidad internacional y de facturación electrónica.
  10. Forjar los lazos democráticos, entre otros usos, lo que en definitiva impulsa el desarrollo integral e inclusivo de los países, tan necesario para la Región.

Las Administraciones Tributarias juegan un papel crucial, haciendo que la política tributaria termine siendo lo que aquella logra aplicar. Con avances y mejoras en la gestión, todavía hay camino por recorrer para simplificar, facilitar y reducir el costo de cumplimiento. La digitalización, profesionalización y cooperación administrativa es el camino.

Deja un comentario

Cerrar menú